AMAPOLAS

AMAPOLAS

Va de Vintage

En este blog encontraréis una recopilación de postales, fotografías y publicidad -vintage o de época- que me han llamado la atención por su belleza, por su encanto o por aquello de la nostalgia de tiempos pasados que no viví y, tal vez, me hubiera gustado.
Las imágenes son fruto de mi deambular por Internet, si alguien considera que no deben estar aquí que me lo comunique y las retiraré.
Las láminas-collage, tarjetas, etiquetas y puntos de lectura firmados son diseños de mi autoría a partir de imágenes de la red. Son exclusivamente para uso particular sin ánimo de lucro, y estaré igualmente encantada de compartirlos.
¡Gracias por vuestra visita!

N.K

Mi Vintage

Aires de Primavera

Aires de Primavera

POESÍAS QUE ME GUSTAN

 

TU PRESENCIA EN MI

                                                  Presencia.
Esencia de ti 
que a mi piel se adhiere.
Parte mía dentro y fuera de mi, 
                           observándome calladamente.                                              
Presencia que es aire frío 
                                 o tórrido poniente,                                 un soplo, un suspiro
que se presiente,
 que se siente.

Presencia borrosa 
en el reflejo de un cristal,
en el vaho de mi espejo, 
en el silencio, 
en la luz y en la oscuridad.

Soñada, anhelada, 
eternamente encadenada... 
es inevitable 
                                tu presencia en mi.  

     Ana Sefern 



TE ESPERO

Hoy te espero en el jardín de la memoria,
bajo las umbrías ramas del recuerdo
 que, libre, agita sus hojas.
Te espero soñando melodías 
que desgranan sus notas de puntillas
buscando un pasadizo directo al corazón.
Te espero paseando entre las páginas
 de un viejo libro de poemas, 
 saboreando cada verso, evocando
antiguas promesas. 
Porque hoy, por fin, levanto la veda,
hoy libero los recuerdos de sus cadenas,
le quito la mordaza a los versos,
a los sueños su condena.
Y te espero...
 aunque me duela.

A. Sefern
http://historiasdesdeeltren.blogspot.com.es/search/label/TE%20ESPERO


SE DEJA QUERER

Se deja de querer, y no se sabe
por qué se deja de querer.

Es como abrir la mano y encontrarla vacía,
y no saber, de pronto, qué cosa se nos fue.

Se deja de querer, y es como un río
cuya corriente fresca ya no calma la sed;
como andar en otoño sobre las hojas secas
y pisar la hoja verde que no debió caer.

Se deja  de querer, y es como el ciego
que aún dice adiós, llorando, después 
que pasó el tren;
o como quien despierta recordando un camino, 
pero ya sólo sabe que regresó por él.

Se deja de querer como quien deja
de andar por una calle, sin razón, sin saber;
y es hallar un diamante brillando en el rocío,
y que, al recogerlo, se evapore también.

Se deja de querer, y es como un viaje
destinado a la sombra, sin seguir ni volver;
y es cortar una rosa para adornar la mesa, 
y que el viento deshoje la flor en el mantel.

Se deja de querer, y es como un niño
que ve cómo naufragan sus barcos de papel;
o escribir en la arena la fecha de mañana
y que el mar se la lleve con el nombre de ayer.

Se deja de querer, y es como un libro
que, aún abierto hoja a hoja, quedó a medio leer;

y es como la sortija que se quitó del dedo,
y sólo así supimos que se marcó en la piel.

Se deja de querer y no se sabe
por qué se deja de querer...

    José Ángel Buesa

                                                       CANCIÓN                                                      
Verla partir y amarla como nunca.
Nicolás Guillén

La quise sin querer, sin elegir,
contra mí mismo,
y ahora que se ha ido
saber que está en el mundo no me deja dormir.
Estoy perdido.

Y recorro su calle a ver si hay suerte,
que no me atrevo
a llamarla y me juego
la tarde en encontrarla, qué sé yo, casualmente.
Y no la encuentro.

He de hacer algo, o la pierdo o la amo,
contra mí mismo,
contra cualquier olvido,
que es cobarde el olvido, que me atrevo y la llamo.
Pero se ha ido.

       José Luis Piquero

                                                          (Sin título)                                                                                          
                           
 Si con palidez mortal de una agonía
mi rostro encuentras demacrado vida,
no te llene de pesar creer que es
culpa tuya,
sino de la fe que en ti cifré...
que hoy ha caído destruida.

Que no te remuerda la conciencia, no
que no ahogue tu alegría el verme abatido,
deja mi sombra perderse bajo el
velo del fatal olvido.

Y si algún día a tu memoria mi recuerdo llega...
que sea como el hombre que te amó
más que a su vida en vano.
Después, del libro de tu vida,
arranca las páginas que de mí has escrito,
y deja que me pierda en el pasado.
             
                      De mi amigo por email  
                                                                Roberto Iruegas (México)


LXVI
No te quiero sino porque te quiero
 y de quererte a no quererte llego
y de esperarte cuando no te espero
pasa mi corazón del frío al fuego.

Te quiero sólo porque a ti te quiero,                          
te odio sin fin, y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumirá la luz de enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.
En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero, amor, a sangre y fuego.

                Pablo Neruda

                                   
                      
                                         Soñar

Soñar es ver la vida de otro modo
y es olvidar un poco lo que realmente es.
Un sueño es casi nada y más que todo,
más que todo al soñarlo... casi nada después.
Por eso yo no sé si mi sueño es sólo un  sueño,
yo no sé si algún día lo tocará mi mano
y yo no sé, ni me importa, si es grande o es pequeño,
pero mi sueño es un sueño porque lo siento en vano.


                                       José Ángel Buesa

                   A un gato

No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera,                                        (En recuerdo a Lukas)
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto 
divino, te buscamos vanamente;
más remoto que el Ganges y el poniente,           
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa 
caricia de mi mano. Has admitido
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

      Jorge Luis Borges


                                                                           

                                    
           Lied

Mi corazón se queda aunque mi amor se vaya,
porque el recuerdo nace de un ansia de olvidar.
Tu amor tiene la tibia ternura de una playa;
mi amor es inestable como el viento y el mar.
Aunque mi amor se vaya no has de quedarte sola,
pues te dejo el reflejo de la luz que encendí:
tu amor es una playa, mi amor es una ola,
y necesariamente yo he de volver a ti.
                                                                       
                      José Ángel Buesa



              

                      Lo fatal

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,                  
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto, 
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos

¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...

                  Rubén Darío


        
             XXX       

Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y se enjugó su llanto
         y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino, ella por otro,
pero al pensar en nuestro mutuo amor
yo digo aún: ¿Por qué callé aquél día?
Y ella dirá: ¿Por qué no lloré yo?

          Gustavo Adolfo Bécquer



                Tu mirada

Tu mirada, la que da, la que quita,
en un instante llena mis vacíos,
en un instante condena 
a la soledad.

Tu mirada,
la que penetra
como coral de mil voces,
la que corta con el filo
de un cuchillo.                                                    

Tu mirada,
la que me ablanda
y me despierta los deseos.
La que busco al comenzar el día,
la que me llevo a la noche
en mis sueños.

Tu mirada,
la que me dice que me quieres,
la que habla sin palabras...

Así es tu mirada.

"Gárgolas" (seudónimo de ¿?)



                                                                                                  XLI

Tú eras el huracán y yo la alta
torre que desafía su poder:
¡tenías que estrellarte o abatirme!...
¡No pudo ser!

Tú eras el océano y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén:
¡Tenías que romperte o que arrancarme!...
¡No pudo ser!

Hermosa tú, yo altivo: acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder;
la senda estrecha, inevitable el choque...
¡No pudo ser!

                                                                                             G. A. Bécquer


        Al oír las canciones

Al oír las canciones
que en otro tiempo oía,
del fondo, en donde duermen mis pasiones,
el sueño de la nada,                                              
pienso que se alza, irónica y sombría,                                        
la imagen ya enterrada
de mis blancas y hermosas ilusiones
para decirme: -¡Necia!, lo que es ido
¡no vuelve!; lo pasado se ha perdido
como en la noche va a perderse el día,
ni hay para la vejez resurrecciones...

          Rosalía de Castro







                                                                            Poesía Antigua

¿Cuántas veces se busca infructuosamente,
tratando inútilmente revelar
el misterio que significa amar?
¿Un acto rutinario? ... ¿profundo sentimiento?
¿Es algo improvisado, es mentira o verdad?

Si el amor nos invade sin siquiera advertirlo,
sin lograr evadirlo ni poderlo ocultar,
siendo tan misterioso, insólito y fortuito
¿habrá algún erudito que lo sepa explicar?

He preguntado en todas las escalas sociales
sin encontrar respuestas a mi interrogación;
ni Reyes, ni Filósofos, ni Sabios, 
ni profetas, 
ni Escribas, ni Poetas
pudieron aportar una definición.

Ni Pitágoras supo,
con ser tan matemático 
plantear el enigmático teorema 
del Amor.


                                                                        Juliana Gómez Cordero
       enlace PLACER DE LEER

                           El secreto

¿Qué confiesa el viento a los árboles?
¿Qué declara la marea contra el río?
Emily Dickinson (1830-1886)
¿Qué significa el suspiro de la brisa que pasa?
¿Por qué la hierba se estremece?
¿No has oído el angustioso canto
de las flores que dicen, adiós, adiós?

Escucha como la gris paloma gime su pena
bajo la bóveda del bosque;
Escucha el balanceo de las hojas que caen,
escucha el lamento del amante.
¿Es que no entiendes el mensaje
de la marea, la brisa y el ave?

Ven, ven hacia el banco del río,
ven en la mañana desnuda;
Ven cuando la hierba se baña con el rocío
-allí encontrarás una advertencia-
Una pista en el beso que flota
sobre el secreto que las aves y las brisas soportan.

                      Emily Dickinson

                                                                                                       Boca del llanto


Boca del llanto, me llaman
tus pupilas negras,
me reclaman, tus labios 
sin ti me besan.
¡Cómo has podido tener
la misma mirada negra
con esos ojos 
que ahora llevas!

Sonreíste. ¡Qué silencio,
qué falta de fiesta!
¡Cómo me puse a buscarte
en tu sonrisa, cabeza
de tierra,
labios de tristeza!


No lloras, no llorarías
aunque quisieras;
tienes el rostro apagado
de las ciegas.

Puedes reír. Yo te dejo
reír, aunque no puedas.



                                                                                                     Jaime Sabines

13 comentarios:

  1. Precioso recopilatorio de poemas.
    Un cariñosos abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando voy poniendo alguna que me llega al corazón de una forma u otra. La poesía no es lo mío, pero me encanta leer la de otros, si saben transmitir.

      Un fuerte y cariñoso abrazo.

      Eliminar
  2. Tere, perdona, sin querer he borrado tu comentario; te decía que sí, que al menos para mí, tienen un bonito significado y que me alegra que compartamos gustos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encanta la poesía! Yo siempre he dicho que si hubiese vivido en la misma época que Becquer me habría casado con él...¡lo adoro! Hace bastante tiempo ya, me leí su obra completa y el poema XLI es uno de mis favoritos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta Bécquer y la poesía directa, sin palabras rebuscadas, que me llegue enseguida.
      Cuando descubrí a José Ángel Buesa encontré todo eso. Te lo recomiendo.

      Un beso, guapa!

      Eliminar
  4. Lindos poemas, tienes un blog delicioso. Felicitaciones.
    Regresaré.
    Saludos cordiales desde Québec.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a mi rincón, Ceciely!! espero que regreses de vez en cuando a visitarme, yo encantada de recibirte.
      Saludos desde Castellón!!

      Eliminar
  5. Siiiii…aquí estoy de nuevo…vengo a extasiarme con tanta poesía fina. Tienes a mi Bécquer…Neruda…Borges…Angel Buesa que lo descubro contigo y que me dices de Alfonsina Storni…Juana de Ibarbourou…Ruben Darío…Amado Nervo…José Hierro…y ya te contaré de otros que adoro.
    Mi primer propósito al hacer un blog fue de hacer algo como el tuyo…con mis poesías preferidas…y no sé como me extravié en el camino. Un día lo haré e intercambiaremos poesías.
    Que tengas un lindo amanecer querida Nena.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ceciely, aunque siempre digo que la poesía no es mi género preferido, siempre encuentro una u otra que me llega al corazón, y en todos mis blogs tengo un pequeño apartado dedicado a ella. A lo mejor es que me gusta más de lo que pienso pero, eso sí, directas, sin complicaciones... no me gusta tener que darle demasiadas vueltas, quiero que me digan algo desde el primer momento. Lo que nunca hubiera imaginado yo es que me atrevería a escribirlas también, porque no tengo ni idea. Por eso en "Historias desde el tren" las he recopilado en el apartado "pensamientos", yo no estoy segura de que lo que escribo pueda llamarse poesía.
      A José Angel Buesa lo descubrí hace unos años y me dejó encantada la mayoría de poemas que leí de él. Su forma de decir me resulta casi, casi gráfica de lo mucho que identifico en su manera de expresar sentimientos.
      Espero que algún día hagas tu apartado con tus poemas preferidos, seguro que habrá muchos que desconozco y que me gustarán.

      Pasa un día maravilloso, querida amiga.

      Besos... muchos.

      Eliminar
  6. Del tiempo que he tenido
    sólo quiero llevarme
    el que tuve contigo,
    si me quedara algo
    que me quedaras tú.

    ResponderEliminar
  7. El poema de Pablo Neruda,muy hermoso..mi compatriota chileno..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de gran fuerza y pasión.
      Saludos a Chile desde España.

      Eliminar

Mil gracias por el ratito que dedicáis a dejar vuestros comentarios, los agradezco mucho.
Nena K.

Niñas de ayer, juegos de ayer

 photo jugarcorro_zps167e807f.gif